Sábado 17 de Noviembre, 09:55 hs
POLÍTICA

Dos senadores peronistas discutieron en medio del debate por el aborto legal

Mayans y Pichetto disintieron en la objeción de conciencia generando un tenso momento.

El debáte por la legalización del aborto en el Senado inició ayer y las chispas ya empezaron a saltar. Durante la jornada de hoy el senador justicialista José Mayans protagonizó un cruce con su jefe de bloque, Miguel Pichetto al expresar que en los servicios de salud públicos "no debería haber ningún tipo de objeción de conciencia" frente a la interrupción voluntaria del embarazo.

La discusión empezó por la exposición de la médica María de los Ángeles Carmona, ginocóloga y representante del Consejo Superior del Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires, quien afirmó que "la objeción de conciencia no debe ser plasmada en ningún registro público".

Carmoa argumentó que "los médicos no podemos trabajar bajo amenaza de cárcel. Debemos preservar la libertad de conciencia" y Pichetto la cruzó.

"La ley se queda corta. En el sector público no podría haber ningún tipo de objeción de conciencia. Si trabaja en el sector público está obligada a cumplir la ley", disparó el senador y defendió el proyecto asegurando que "no va a haber más interrupciones del embarazo porque esté la ley; va a haber más garantías" y pidió que los médicos y los representantes del Estado "tengan una mirada más amplia, más humana".

Las declaraciones de Pichetto generaron malestar entre los senadores que se oponen a la ley y lo criticaron por "carear" a una expositora.

Pero Mayans fue más allá y dijo: "yo disiento del presidente de bloque. Acá todos estamos obligados a cumplir la Constitución y las leyes, el sector público, el sector privado. No es que sale una ley para el público o para el privado".

 Y amplió, el formoseño: "Desde cuándo es la vida es el tema acá. Desde la concepción es la vida; la Constitución dice que es así, leyes que hemos votado dicen que es desde la concepción. El Estado no puede matar, no existe en Argentina la pena de muerte".

Por último Mayans afirmó que: "acá somos más benignos con delincuentes y criminales que le damos la posibilidad de reinsertarse en la sociedad, y a un inocente directamente, ¿la solución cuál es? Se le mata".
Comentarios