Ingresar | Registrarse

22 de Agosto del 2014 - Tucumán - Argentina

REEMPLAZA A BERGOGLIO

Mario Poli asumió como arzobispo porteño

En una misa junto a una decena de obispos, el nuevo titular de la Arquidiócesis de Buenos Aires tomó posesión del cargo que ocupaba el papa Francisco. Participaron del evento Amado Boudou y Mauricio Macri, entre otros.

20 . 04 . 2013 | 18:10

Votá

| 0 votos

COMPARTIR

TAMAÑO DE TEXTO

IMAGENES

 

En un importante operativo organizado por las autoridades eclesiásticas, monseñor Mario Poli asumió hoy como arzobispo de Buenos Aires y sucesor de Jorge Bergoglio en la sede primada en el marco de una misa en la catedral metropolitana, con notoria presencia de funcionarios nacionales y porteños.

 

La presidenta Cristina Fernández, ausente por estar en Venezuela, ordenó al vicepresidente Amado Boudou encabezar la celebración junto a una extensa comitiva gubernamental, en otro gesto para acercar a la Iglesia tras la elección del papa Francisco.

 

El flamante primado hizo un llamado para que pastores y pueblo fiel hagan "juntos el camino de la evangelización" y, tras destacar el "renovado gozo" de muchos argentinos de pertenecer a la Iglesia a raíz de la elección de Bergoglio papa, invitó a "ofrecer la riqueza del Evangelio a los que viven, trabajan y pastor nuestra Ciudad, de tal manera que conozcan a Dios Padre y sus dones de justicia, amor y paz".

 

"Que no me falte en este servicio el amor a los pobres, sufrientes y excluidos, que inspiró a nuestro patrono, el obispo San Martín de Tours, quien supo remover de su corazón toda indiferencia", sostuvo en una misa concelebrada por decena de obispos que llegaron desde Pilar en micros tras el plenario episcopal y cientos de sacerdotes.

 

Las parroquias porteñas, que suspendieron sus actividades, recibieron este mediodía al nuevo pastor porteño con el repicar de las campanas y cuatro horas después se realizó la ceremonia en la que Poli tomó posesión de la cátedra episcopal e inicio de su gobierno pastoral como duodécimo arzobispo de Buenos Aires.

 

La ceremonia comentó en el interior de la catedral, donde el prelado fue recibido por los obispos, sacerdotes, diáconos y seminaristas. Al ingreso, el vicario general, monseñor Joaquín Sucunza, le presentó el crucifijo, al que Poli besó.

 

Seguidamente, se le entregó la llave de la catedral, de la cual es su primer titular, y tras visitar al Santísimo Sacramento, comenzó la procesión hasta el frente de la catedral, donde se hizo la celebración eucarística.

 

El nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, inició la ceremonia con un mensaje en el que le pide a Poli que "enseñe y cuide al pueblo de Dios mostrándose como ejemplo de caridad del sumo y eterno pastor de nuestras almas".

 

También dio la bienvenida y saludó al primado como representante del Papa, quien, aseguró, "nos acompaña desde Roma".

 

Luego entregó al canciller de la curia, monseñor Fernando Risotto, la bula en la que el Papa argentino autoriza a Poli a "tomar posesión de esta sede arzobispal de Buenos Aires". 

 

Tras cumplirse el rito, expresaron su comunión filial al arzobispo los sacerdotes Emilio Riamonde y Mariano Rodríguez, los religiosos Emilio Andrada y Eduardo Rozas, las monjas Leonor y Cecilia, la consagrada Karina Ledesma, los laicos Javier Castello, Ramona Mantilla y César Mele, los jóvenes Tomás Persino y Rocío Santa Cruz, y los niños Tomás Koch y Julieta Calebibich.

 

Boudou estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el ministro del Interior, Florencio Randazzo; la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; el secretario de Culto, Guillermo Oliveri; y el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, un católico práctico con aceitados vínculos eclesiásticos.

 

También asistieron el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, la vicejefa María Eugenia Vidal y otros funcionarios y diputados de la Ciudad.  

ENVIA TU COMENTARIO