Domingo 20 de Agosto, 14:05 hs
SALUD

Conocé a Maisie Coulton, la niña que se ha sometido a 29 operaciones de rostro

Esta británica de ocho años forma parte de la asociación británica ‘Genetic Disorders UK’ que conciencia de los trastornos genéticos de los niños

Conocé a Maisie Coulton, la niña que se ha sometido a 29 operaciones de rostro

Maisie Coulton, la pequeña “más feliz” que se ha sometido a 29 operaciones de rostro (Facebook)

La vida de Maisie Coulton no ha sido fácil. Esta pequeña de ocho años nació con una enfermedad rara y, en su poco tiempo de vida, ya se ha sometido a más 29 operaciones en su rostro. Con tan solo un día de vida, entró por primera vez a un quirófano y desde entonces se ha convertido en una práctica habitual. La pequeña tendrá que seguir siendo intervenida hasta que sea una adolescente y deje de crecer.

Padece el Síndrome de Treacher Collins (TCS), que se caracteriza por irregularidades faciales causadas por hueso y tejido subdesarrollado, además de problemas respiratorios y auditivos. Pero esta valiente niña no quiere que sientan compasión por ella. Su madre, Sarah, asegura que su hija es "una de las niñas más felices que jamás uno pueda conocer”.

La madre tuvo un embarazo de alto riego, pues a las 24 semanas de gestación, los médicos le alertaron de que había exceso de líquido alrededor del bebé. Pese a la alteración, las ecografías parecían estar bien, según los sanitarios, y, supuestamente, no había nada de que preocuparse. Pero cuando dio a luz estaba claro que el bebé sufría importantes problemas de salud. "Tenía problemas estructurales en su rostro; no tenía oídos y no podía respirar, así que la intubaron inmediatamente y le practicaron una traqueotomía”, recuerda. Sarah.
La joven niña Maisie Coulton junto a su familia


Los padres recibieron un "entrenamiento especial” sobre cómo cuidar de su hija en casa. "Tuvimos que aprender cómo succionar su traqueotomía y hacer cambios de tubo semanales. Estábamos aturdidos, ya que tratábamos de asumir lo que le estaba ocurriendo a nuestro bebé. Aprendimos mucho, aunque ahora disfrutamos con solo verla sonreír”, explica Sarah emocionada.

Maise conoce su enfermedad y los efectos que provoca en ella. Es consciente de que mucha gente, sin ápice de disimulo ni tacto, mira su aspecto con curiosidad. Lo comprende, aunque cree que se debería educar más las reacciones hacia las enfermedades raras. Es por eso que la pequeña forma parte de la asociación británica Genetic Disorders UK que conciencia de los trastornos genéticos de los niños. "Maisie es toda una inspiración”, asegura orgullosa su madre.

Ahora Sarah y Paul disfrutan de una vibrante vida familiar con Maisie y su hija de cinco años, Erin. Si bien Maisie es indudablemente positiva sobre su condición, Sarah admite que todavía se preocupa por la intimidación y miradas de extraños.

Comentarios