Miércoles 13 de Diciembre, 08:03 hs
SALUD

¿Usar bicicleta causa disfunción sexual?

A pesar de que hay muchos mitos alarmantes, los ciclistas no deben temer de ningún impacto negativo relacionado a lo sexual o urinario que se deriven del uso de la bicicleta.

¿Usar bicicleta causa disfunción sexual?

El deporte, un sano hábito

El deporte, un sano hábito

Un estudio médico realizado por la Asociación de Urología de los Estados Unidos constató que la bicicleta no causa disfunción sexual masculina y tampoco genera inconveniente alguno en las vías urinarias femeninas.

Aunque el dolor y entumecimiento en la ingle es una afección común para aquellos que pasan una buena cantidad de tiempo en la silla de la bicicleta, hay poca evidencia de que tales síntomas conducen a largo plazo a las complicaciones más graves.

"A medida de que el ciclismo aumenta en popularidad, tanto como un hobby o un deporte profesional, es importante que el público sepa que no tiene ningún vínculo creíble que relacione alguna enfermedad urológica o disfunción sexual", dijo el Dr. Kevin McVary, un portavoz de la Asociación Americana de Urología.

La presión prolongada en el perineo o área de la ingle, puede ser doloroso y causar la pérdida de la sensibilidad en la zona. Estudios previos han sugerido que este dolor en la ingle podría conducir a la disfunción eréctil en los hombres y también perjudicar la salud sexual de las mujeres.

Para investigar este problema, los investigadores encuestaron a 4.000 hombres que participan en los clubes deportivos de todo el mundo. Casi dos tercios eran ciclistas que no nadan o corren, y el 37 por ciento eran nadadores o los corredores que nunca utilizan la bicicleta.

"No existe relación entre el ciclismo con enfermedades urológica o disfunción sexual, ni siquiera detectamos efectos secundarios", afirmó el doctor Kevin McVary, quien encabezó el equipo médico que llevó adelante este trabajo cuyo dos tercios de evaluados fueron ciclistas mientras el resto practicaban running o natación cuya salud en los órganos reproductores no era superior a quienes pasaban varias horas arriba de una bicicleta.

Al contrario, los médicos detectaron que los ciclistas disfrutaban de una mejor salud sexual que el resto de los deportistas.

Este dato demostró que la bicicleta beneficia la función cardiovascular derribando el mito del riesgo urinario que está erróneamente asociado a pedalear.
Comentarios