ECONOMÍA

Los dos motivos por los que Nación habría descartado el pago del cuarto IFE

El retraso en el anuncio de la medida y dos problemas con los que se halló el Gobierno a la hora de planear una nueva edición de la ayuda extraordinaria, podrían haber sido definitivos para que se decidiese no continuar con la misma. Se esperan anuncios oficiales.
martes, 6 de octubre de 2020 · 08:13

Los rumores para una continuación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) sonaban fuerte pero en las últimas horas, el Gobierno Nacional empezó a dejar entrever que una nueva edición de la ayuda extraordinaria quedó fuera de los planes.

El lunes, el jefe de Gobierno Santiago Cafiero, recibió a representantes del mundo empresarial-sindicalistas y referentes de organizaciones sociales y movimientos populares, quienes participaron de una reunión ampliada del gabinete económico que semanalmente sesiona en la Casa Rosada.

Su presencia quiso reivindicar el "Pacto Social" y justamente allí, se esperaba que se hable sobre los detalles de la cuarta entrega del IFE. Pero eso no sucedió.

¿Cuáles son los motivos que habrían hecho desistir al Gobierno de un nuevo pago? El diario El Cronista, menciona dos principales: 

  • Económico-socialista: el abono de este plan, implica una más que importante erogación (se estima que un mes de IFE equivale a tres del ATP dedicado a empresas)
  • Epidemiológica y sociolaboral: muchos funcionarios entienden que tal como fue diseñado, no tiene sentido continuar el IFE porque en muchas zonas los beneficiarios han retomado su actividad y ya cuentan con ingresos propios. Además, Nación reconoció que no tiene los elementos metodológicos, el tiempo ni los recursos para “peinar” la base de beneficiarios y discriminar entre los que sí pudieron volver a trabajar y aquellos que no.

Con esta idea descartada, el Ejecutivo pondrá énfasis en los programas “Argentina Hace”, “Argentina Construye” y “Potenciar Trabajo”, que ejecutan los ministerios de Obras Públicas, Desarrollo Territorial y Desarrollo Social,respectivamente, casi $90.000 millones y que impactan fuertemente en el empleo de mano de obra.