ECONOMÍA

Crecen las ventas de vino en súper y vinerías

En el balance global, el sector bodeguero aumentó la actividad 4%
lunes, 29 de junio de 2020 · 17:51

Mientras abundan las noticias de cierres de comercios por la cuarentena, hay rubros que, sin imaginarlo, están viviendo un momento de esplendor. Las vinerías entran dentro de este último grupo. La explicación no se encuentra en la simple lectura de un aumento de la ingesta de alcohol como consecuencia, tal vez, de cuadros depresivos por el prolongado encierro.

El argumento que sostienen quienes conocen el negocio se basa en un análisis un poco más sofisticado y glamoroso que está relacionado con el cambio de hábitos de consumo, especialmente de los sectores de mayores ingresos. “Se han ganado nuevos momentos para el disfrute del vino que se habían perdido”, señaló Martín Hinojosa, presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

Las diferencias con la etapa precoronavirus son numerosas. El no concurrir a los lugares de trabajo hizo que muchos redescubrieran la vida hogareña, y en esta tendencia juegan un papel fuerte los cargos ejecutivos y empresariales. Si bien el home office exige una importante dedicación, la administración del tiempo es personal. Por ejemplo, se almuerza y se cena en las casas y se buscan en esas rutinas determinados placeres, como el de una buena copa de vino.

Tener ese tiempo para cocinar es una invitación a abrir una botella. Los after office desaparecieron y, sin la comodidad de un barman del otro lado de la barra a quien pedir, un buen malbec o la variedad que se elija es una propuesta atractiva y sencilla. El no tener que manejar elimina una traba para saborear una o más copas. La lista podría continuar. Claro que esta es una parte de la explicación.

Según datos de INV, el consumo de vino en el primer cuatrimestre del año creció 4% respecto del año pasado, pero este aumento no ha sido proporcional. Se cree que en los últimos dos meses ese incremento fue mayor. Este es el secreto del boom de ventas de vinerías, incluso en supermercados.

El cierre de restaurantes y hoteles -tradicionales lugares de consumo vitivinícola- hizo que se produjera una migración de la demanda hacia las casas, y los comercios de venta al público salieron ganando. En un local de alimentos y bebidas de la localidad de Pilar, las cajas de vinos no dejaban espacio para los clientes. “No paramos de vender y tenemos que estar todo el tiempo reponiendo”, explicó la vendedora.

Para las bodegas, el crecimiento de ventas no es exponencial ni parejo, pero tuvieron que redireccionar su producción a los lugares donde hoy se encuentra la demanda. “Hay un crecimiento de las ventas, pero depende mucho de a quién se le pregunte. Las grandes bodegas venden bien; las más pequeñas están más complicadas” aseguró Guillermo Barzi, presidente de la bodega Humberto Canale.

Por ejemplo, las bodegas boutiques tuvieron que reaccionar de manera rápida para evitar ser arrastradas por el derrumbe de actividad. Normalmente venden más del 60% de su producción a restoranes o en el lugar de origen como complemento turístico. Con estas dos actividades cerradas, el e-commerce fue la única salida para sobrevivir y no la están pasando bien.

Pero el centro de este cambio está en esta nueva demanda que surgirá desde los hogares, especialmente de las clases media y alta. Un buen ejemplo es el que cuenta, Julio Ithurburu, dueño bodeguita Ithur, un emprendimiento artesanal de venta de vino para un público exclusivo: “Empezamos en 2010 sin pensar en un negocio como una forma de compartir un gusto por el vino entre amigos. Fuimos creciendo de a poco. Este año veníamos con aumento en las ventas pero desde la cuarentena la demanda nos superó. Este mes vendimos el equivalente a cuatro diciembres que es, obviamente, el mejor mes del año”.

Otra forma de comprobar esta demanda selecta tiene que ver con que el aumento de las ventas se percibe más sobre los vinos más caros que los genéricos, según fuentes del sector. Aunque no hay cifras oficiales, se estima que en mayo las ventas de vinos en supermercados creció un 20% respecto del año pasado con preponderancia de las etiquetas más caras.

El balance positivo para el sector bodeguero se complementa con un aumento del 55% las exportaciones, según datos hasta mayo, respecto de 2019 aunque el mercado interno sigue siendo el pilar más fuerte ya que se destina el 75% de la producción.

FUENTE: Ámbito.com

Más de