#MiradasSeriales

Game of Thrones: Arya, la gran protagonista de la Batalla de Winterfell

La tercera entrega de la octava temporada dejó momentos realmente épicos. Advertimos a los fanáticos que la nota contiene spoilers
Por 
lunes, 29 de abril de 2019 · 15:16

Los White Walkers o Caminantes Blancos, capitaneados por el Night King, y con su ejército de zombies, no-muertos, wights o espectros, que ya en el final del segundo capítulo estaban a la espera de entrar, finalmente atacan Winterfell y se encuentran con una defensa bien preparada pero incapaz de poder contenerlos.

Este tercer episodio en sus inicios nos brindó imágenes de tensión espectaculares: los dragones volando en espera, la aparición de Ghost y la -tan necesaria- de  Melisandre que en varias oportunidades dentro del campo de batalla demostró el porqué de su llegada.

Los dothrakis avanzan pero no tienen mucha suerte, el fuego de sus armas (gracias a Melisandre)  no fue suficiente para enfrentar a la muerte. Daenerys Targaryen, al ver herido a Jorah Mormont, decide montarse en su dragón y ayudar. Jon Snow, la sigue y hace lo mismo.

Las nieblas se apoderan de Winterfell, como una señal de la aparición del Rey de la Noche.

Daenerys y Jon, junto a los dragones, se encuentran frente a frente con el líder de los caminantes blancos. Los muertos son demasiados, y los guerreros de Winterfell no les queda más que retroceder intentando defenderse tras una muralla de madera y vidriagón.

Sin embargo, al estar cerca el Señor de la noche, el fuego que intentan prender los guerreros no funciona. Nuevamente, Melisandre hace su magia y prende fuego a la muralla que han creado, alejando a los muertos por un momento.

El recuento de los daños

Edd Tollett muere al defender a Sam Tarly, la pequeña pero enorme Lyanna Mormont se enfrenta a un gigante y lo mata, aunque esto le cuesta la vida.

El hombre que nunca muere, Beric Dondarrion, ayuda a escapar a Arya, enfrentándose a muchos caminantes blancos. Una vez cumplida la misión por la que el dios del fuego lo envió, muere definitivamente.

Arya tiene un encuentro fundamental con la Bruja roja, que le hace recordar que ella tiene como misión cerrar para siempre a personas con ojos verdes, marrones y azules.

La joven de la casa Stark entiende el mensaje y va en rumbo del Señor de la noche.

La batalla continúa, y se dan otras bajas, como la de Theon defendiendo a Bran frente el Señor de la noche; y la del querido Jorah Mormont cuidando de su amada Daenerys.

El capítulo cierra con el asesinado del Señor de la noche en manos de Arya, quien lo apuñala. Una que ocurre esto, todos los muertos vivientes, incluido el dragón, se desvanecen.

Fue un capítulo épico que ampliamente superó las dos primeras entregas. A ustedes, ¿qué les pareció?

Más de

Comentarios

Otras Noticias