PERSONAJES

Insólito capricho del marido de Vicky fue lo que desató la pelea

Moria Casán contó los detalles de la noche de furia de la mediática
jueves, 20 de diciembre de 2018 · 12:18

En medio de la felicidad por la llegada de su primer hijo, Vicky Xipolitakis vivió horas de angustia después de una fuerte pelea con su marido, Javier Naselli. La discusión terminó con una llamada al 911 en la que la mediática pidió que la Policía se llevara al ejecutivo, a quien calificó como "un demente".

Xipolitakis no habló sobre la denuncia en los medios. La encargada de revelar los detalles de lo ocurrido fue Moria Casán, amiga íntima de la griega, se mostró sorprendida porque Naselli le parecía "un señor educado, refinado, encantador" y un "gran anfitrión".

Según contó la conductora, la pelea se desató porque Naselli quería cenar y Vicky estaba ocupada con Salvador Uriel, que tiene apenas días de vida. "Vicky dice que varias veces discutieron y que esta vez fue por la comida. Él quería comer y ella no lo atendía porque se estaba sacando leche", indicó Moria.

También señaló que hace tiempo que Xipolitakis y Naselli mantienen discusiones subidas de tono -las describió como "chispazos"- pero esta vez escaló porque el hombre involucró al bebé. "Él se enojó y empezó a golpear la puerta y a gritarle fuerte. Lo peor fue cuando él sacó al nene de la cuna y amenazó con llevárselo. Ahí ella explotó y se encerró en otra pieza con él", reveló.

Desde adentro de la pieza, la griega le advirtió a su marido que si los gritos no cesaban iría a llamar al 911, que fue lo que finalmente ocurrió. Moria aclaró que Naselli no ejerció violencia física, sino verbal. "Ella está triste por lo que pasó y que le tocara al bebé fue el límite. Ahora quiere estar tranquila y sola con el bebé. Después hay que ver si habla con él, si vuelve y esas cosas", amplió.

Según trascendió, Naselli, que tiene un puesto importante en un banco de Nueva York, se recluyó en un hotel de Recoleta después del episodio. "No tengo la menor idea si se van a  reconciliar. Para ella fue como un shock tener un hijo y lo cuida entre algodones, como la criaron a ella de chica. Vicky es muy astuta y sensible. Y se va a quedar tranquila con su bebé, hasta que puedan hablar. No se si esta pelea será definitiva", cerró Moria.

La pareja pensaba quedarse en Buenos Aires hasta la Navidad y después emprender el regreso a Nueva York, donde residen la mayor parte del año.

Comentarios