PANDEMIA

Nena de 9 años perdió el pelo por el estrés de la cuarentena

martes, 17 de noviembre de 2020 · 17:45

A pocas semanas del cierre del año lectivo en muchos países de América, casi no hay lugares del mundo donde los niños no vayan a la escuela. Con excepción de Argentina, los estudiantes concurren a los establecimientos educativos en medio de nuevas medidas y estudios sobre una posible segunda ola de coronavirus.

Pero en marzo el bloqueo de colegios en América y Europa era total. A tal punto que los niños debían quedarse semanas enteras en sus domicilios sin salir de allí, con todo el estrés y la angustia a cuestas.

Una niña de nueve años que padeció la cuarentena sufrió tanto que se quedó sin cabello por la tensión que le generó el confinamiento y la prohibición de poder asistir a clases y socializar con sus amigos y compañeros.

La historia ocurrió en South Devon, en Inglaterra, pero las características de la situación pueden ser comunes a las vividas por muchos niños durante esta extensa pandemia.

La niña Tabitha Clark Kelly cree que ese fue el motivo de su nueva alopecia nerviosa. No había pasado mucho tiempo cuando su madre, Becca Gill, notó que algo no andaba bien. Un mechón de cabello de su hija se había caído por completo.

Tres meses después, en junio, la caída de pelo fue casi total. "Fue aterrador", cuenta su madre. Y describe cómo estaba su hija. "Lloraba todo el tiempo, estaba muy angustiada. Estaba muy mortificada y molesta".

Cuando algunos días después, ya se le había caído el 80% del cabello, su madre Becca decidió afeitarle la cabeza. Ella también se rapó, para darle aliento a su hija. A pesar del shock mutuo, la mujer dice que lo tomaron como una especie de catarsis.

Tabitha sospecha fuertemente que su alopecia fue causada por el estrés inesperado del cierre de la escuela y la educación en casa. Becca también dice que si bien los dermatólogos y los análisis de sangre no pueden decirles nada y nunca sabrán el motivo de la alopecia de Tabitha, el momento parece estar relacionado con la cuarentena.

"Es frustrante que nadie sepa con certeza qué causa la afección, que afecta a una o dos personas de cada mil". Pero no hay evidencia concluyente sobre los desencadenantes y actualmente no hay cura, aunque tienen la esperanza de mejores tratamientos en el futuro.

“Es importante recordar que si bien el estrés puede ser un desencadenante, y simplemente no lo sabemos, la pérdida del cabello puede ser algo difícil de atravesar y está bien sentirse estresado por ello", comentó una especialista.

Cinco meses después de la caída inicial, el cabello de Tabitha comenzó a volver a crecer, aunque el aspecto calvo a ella ahora le gusta. Ella nunca quiso usar una peluca y dice que no le importa si su cabello volverá a ser como antes. /Clarin