TRISTE IMAGEN

Arrojan miles de kilos de limón en un basurero clandestino de Las Talitas

Las lluvias de los últimos meses provocaron que la industria no fuera capaz de procesar toda la producción. 
sábado, 15 de junio de 2019 · 13:05

Un basurero clandestino en el municipio de Las Talitas llamó la atención de los medios nacionales, ante la aparición de una "marea amarilla" formada por cientos de toneladas de limón que habían sido desechadas en su interior. 

La razón de esta pérdida se debe al retraso de la cosecha provocada por las lluvias que afectaron a la provincia durante marzo, abril y mayo, alcanzando récords de milimetrajes inesperados en estas épocas.

“Al día de hoy (por el 30 de mayo) tenemos muchas quintas donde la fruta se ha pasado en tamaño, y una de las principales causas de rechazo de fruta en los empaques es el calibre. Vale la pena destacar que la sanidad estaba bien controlada, y con este período lluvioso se han empezado a notar síntomas de distintas patologías, como ser, melanosis, cancrosis, algo de fitoftora”, explicaba el ingeniero Hernán Salas de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC). Y agregó: “Por otro lado tenemos mercado en Estados Unidos, donde los niveles de exigencia en cuanto a calidad son bastante altos, esto nos lleva a descartar mucha fruta en los empaques para poder poner en caja la fruta que realmente es la demandada, y no de menor calidad, de manera de poder conservar un mercado que nos costó tanto conseguir”. 

Además del factor climático, el sector se vio afectado por un paro de más de 15 días de transportistas en abril pasado. Así, hoy no solo hay mercadería que se desecha porque no sirve para exportar, sino porque las industrias no la están recibiendo. 

"Desde mediados de marzo -cuando empieza la cosecha- hasta hoy, se perdieron 45 días de trabajo. Hubo un efecto 'puerta 12'. La producción salió toda de golpe y la industria no tiene la capacidad necesaria para procesar todo junto", afirmó a La Nación el presidente de la Asociación Citrícola del Noroeste Argentino (ACNOA), Pablo Padilla. 

Estos factores provocaron que un punto del municipio situado al noroeste de San Miguel de Tucumán se formara un mar amarillo de cítricos, donde algunos productores decidieron desechar la fruta que no fue apta para ser procesada o exportada. 

Fuente: eltucumano.com


 

Comentarios