POLICIALES

La "hermana de cárcel" de Nahir Galarza fue condenada a 16 años de prisión por matar a su hija

El Tribunal local consideró que Yanina Lescano fue autora material y responsable del delito de "homicidio calificado por el vínculo"
viernes, 15 de mayo de 2020 · 17:52

La Justicia entrerriana condenó a cadena perpetua a Miguel Ángel Cristo por matar a su hija de tres años "con violencia inusitada", en tanto, su pareja, Yanina Lescano, recibió 16 años de prisión aunque el detalle más interesante es que la joven se declaró "como una hermana" de otra recluso conocida: Nahir Galarza.

Por unanimidad, Cristo fue considerado autor material y penalmente responsable del delito de homicidio calificado por el vínculo con ensañamiento y alevosía de su hija Nahiara, que entonces tenía dos años.

"Desplegó durante un período de tiempo de más 40 días un accionar positivo para ejecutar de manera crónica y sistemática actos de inusitada violencia contra la víctima utilizando elementos duros y romos, líquidos calientes, elementos redondeados e incandescentes, elementos para atarla comprimirla e inmovilizarla", argumentó el juez Gervasio Labriola en su fallo.

Situación de Lescano

En el caso de la madrastra de la víctima, que meses atrás mientras esperaba el juicio se convirtió en la "hermana del alma" de Galarza dentro de la cárcel, el Tribunal consideró que fue autora material y responsable del delito de "homicidio calificado por el vínculo", mediando circunstancias extraordinarias de atenuación que, a su entender, explican el "estado de indiferencia o ajenidad" de Lescano frente a la situación de Nahiara Cristo, la criatura de tres años muerta a golpes.

Si bien descartaron la "violencia de género y sumisión" de las cuales Lescano alegó haber sido víctima, tuvieron en cuenta nueve atenuantes a la hora de decidir su condena. Entre ellos, los jueces refirieron una "vulnerabilidad extrema", que fue institucionalizada desde muy chica, que tuvo nulo o escaso contacto con sus padres y que sufrió falta de referentes afectivos de su confianza. "Todo esto dejó huellas en su psiquismo, lo que fue acreditado mediante las pericias", afirmó Labriola.

Un testimonio clave en el debate fue el de una de las hijas biológicas de Lescano, "quien tuvo la desgracia de presenciar las atrocidades que sucedían adentro de la vivienda", señaló el juez Labriola según indicó Elonce.

De forma espontánea al día siguiente de la muerte de Nahiara, su hermanita contó: "Papá le pegaba a Nahiara porque se portaba mal. No le hacía caso, le pegaba fuerte con la mano y con el cinto. Ella no lloraba, se la aguantaba".

"Le pegaba todo el día, en todo el cuerpo. Tenía sangre, después se secaba, después había sangre de nuevo. Tenía lastimado los pies, porque le pegó todo el día en los pies. No podemos sentarnos en una silla, es de Nahiara, está toda con pis y sangre", agregó la menor.

Su doloroso relato fue volcado al expediente: "Nahiara no tenía pelo, papá se los tiraba. Mamá se quería ir, pero papá le decía que se quede". En el informe confeccionado por el Copnaf se agregó qué pasó el día fatal: "Nahiara se había hecho caca y papá la llevó al baño para limpiarla y ella se ahogó".

Hasta que la sentencia quede firme, los dos condenados mantendrán las mismas condiciones de encierro que hasta ahora. Cristo seguirá preso en la Unidad Penal de Paraná, mientras que Lescano continuará con domiciliaria.

Más de