NOVEDADES

Por qué agosto comienza con té de ruda en ayunas para miles de personas

Esta tradición inició siglos atrás y en la Argentina es una de las más populares. Cuáles son los beneficios y quienes tienen que tener cuidado al consumir la bebida.
lunes, 1 de agosto de 2022 · 08:35

Como cada 1 de agosto, miles de hogares en Argentina y Latinoamérica, inician su día con un tecito de ruda en ayunas por una antigua tradición que asegura que con este rito se "atrae la salud, la suerte y alejar la envidia y los maleficios".

Esta creencia es milenaria y proviene de los pueblos originarios de América que reconocían en la ruda múltiples propiedades medicinales contra parásitos y malestares gastrointestinales, además de su uso para calmar el ardor y la irritación de picaduras de bichos y alimañas. 

Debido a que en agosto se producían grandes lluvias, que junto al frío causaban muchas muertes en la población y en el ganado, crearon este remedio natural donde se a veces se mezcla la caña con la ruda para superar estos problemas.

  • ¿Cuáles son los posibles beneficios de la ruda:

Esta planta se usa tanto para fines gastronómicos como medicinales, además de para evitar las plagas y ante problemas estomacales como la diarrea o dolor de barriga.

Es buena para mejorar el funcionamiento del corazón y la circulación de la sangre. En otras situaciones se emplea para la tos y molestias que provocan la inflamación en el entorno de los pulmones.

  • ¿Cuáles son sus contraindicaciones?

“El consumo de té de ruda está totalmente contraindicado en la población infantil, así como la ingesta de cualquiera de las infusiones folclóricas como el té de orégano, de guanábana, de anís estrellado, de tilo, ajenjo, entre otros que las mamás suelen dar a los niños por tradición”, afirmó Liliana Mistretta, médica pediatra que actualmente se desempeña en el área de Telemedicina del Sistema de Salud.

“Estas infusiones son nocivas, sobre la ruda especialmente hay una creencia popular de que sirve para prevenir los resfríos” y agregó: “Puede producir irritaciones estomacales, náuseas, vómitos, problemas en el sueño y dañar tanto el hígado como los riñones del niño”, afirmó la profesional.

Respecto al consumo de este producto en mujeres embarazadas, Mistretta también lo desaconsejó, ya que sostuvo el mismo puede conducir al aumento de contracciones uterinas y del flujo sanguíneo, lo cual es perjudicial para el embarazo.

“En el periodo de lactancia, independientemente de que el niño esté alimentándose con leche materna exclusiva o parcial, la mamá puede pasar los efectos de la ingesta y generar irritación estomacal, además de espasmos en el niño”, definió la referente, en tanto agregó que los té que se consumen por creencia popular llegaron en algunos casos a crear acidosis metabólica y a conducir a niños incluso a la terapia.

“Durante mi experiencia en terapia intermedia, tuvimos casos de acidosis metabólica. Afortunadamente hace mucho que no sé de estos cuadros, pero es importante advertir y educar a la población acerca de estos riesgos”, indicó.