JUDICIALES

Se fabricarán unas 500 pulseras electrónicas en Tucumán

Trabajarán en los prototipos el Ministerio Fiscal y la Universidad Tecnológica, y se colocarán a imputados, particularmente por violencia de género.
jueves, 19 de noviembre de 2020 · 16:16

En la jornada de este jueves, el Ministerio Fiscal y la Universidad Tecnológica acordaron la fabricación de unas 500 pulseras electrónicas en Tucumán, que en primera instancia se colocarán a imputados, particularmente por violencia de género.

Esta iniciativa se enmarca en el convenio de colaboración que oportunamente firmaron el MPF y la UTN - Facultad Regional Tucumán. “Estamos elaborando una propuesta para diseñar prototipos, que una vez aprobados, desarrollaremos en las escalas necesarias, en principio, unas 500 tobilleras que nos está solicitando el MPF”, expresó al respecto el secretario de extensión y vinculación de esa institución, Mario Madariaga. 

El responsable del proyecto agregó que para ello “se trabaja conjuntamente con la Dirección de Proyectos Electrónicos, la Dirección de Proyectos Informáticos, un socio estratégico e inclusive con el Colegio de Ingenieros de Tucumán (COPIT)”.

“Es un convenio marco de colaboración mutua entre el Ministerio Público Fiscal y la UTN - Facultad Regional Tucumán. En virtud de este, se está estudiando la posibilidad de que la Universidad Tecnológica con colaboración del MPF desarrolle el dispositivo dual, más conocido como pulsera electrónica, de manera tal que, obtenido este elemento o esta herramienta se la pueda aplicar a los imputados que el juez considere pertinente”, expresó el secretario judicial del MPF, Tomás Robert.

Las pulseras electrónicas comenzaron a ser usadas en casos de violencia de género a partir de un acuerdo entre el Ministerio Público Fiscal y el Ministerio de Seguridad. En esa primera etapa, los dispositivos fueron provistos por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Utilización

El aparato en poder del victimario posee un GPS y se activa si el acusado se acerca a un radio inferior a 300 metros de la víctima. Es decir, que no hace falta que ella active el suyo, si advierte peligro. El sistema también le permitirá a la Policía comunicarse con ambos, víctima y victimario. Se conoce el recorrido y el movimiento del portador del dispositivo. Ante cualquier hecho o acercamiento a lugares donde no le está permitido por la Justicia se activa una alarma que advierte tal situación. 
El dispositivo es monitoreado por la División de Visualización y Monitoreo del 911.